Coaching para el Desarrollo Humano

redes neuronales

Desarrollo personal y memoria implícita

La clave para el desarrollo personal reside en la creación de nuevas redes neuronales, las cuales son el soporte en donde se almacenan nuestras creencias y recuerdos, a partir de los cuales la mente subconsciente elabora nuestras respuestas para interactuar con el medio.

Está comprobado que varias redes neuronales compiten entre sí para desarrollar una determinada tarea y esta es la razón por la que, cuando intentamos crear un nuevo hábito, podemos caer fácilmente en el hábito antiguo. Por ejemplo, alguien que se ha propuesto comer alimentos saludables para bajar de peso, puede caer fácilmente en la tentación de interrumpir ese propósito, porque las redes neuronales que producen el viejo hábito son más fuertes. Para que las nuevas redes neuronales puedan competir favorablemente con las viejas redes, es necesario que alcancen una determinada masa crítica, es decir un tamaño a partir del cual su fuerza es equivalente a la de la vieja red. Para alcanzar esa masa crítica, se requiere utilizar todos los medios disponibles.

Entre los medios disponibles para hacer crecer rápidamente una red neuronal, el más poderoso, sin duda, es la memoria implícita (memoria no consciente) la cual se produce al ejecutar una acción. Mediante este proceso, aprendimos y fijamos la mayor parte de lo que ahora somos.

La memoria implícita se crea de manera subconsciente en nuestro cerebro a través de la acción y la repetición. Ello significa que para alcanzar el desarrollo personal, no es suficiente con adquirir nuevos conocimientos de manera consciente; la vía rápida para el desarrollo, es la adquisición de nuevos conocimientos de manera subconsciente. Esto se debe a que el módulo de la consciencia solo controla el 2 % del cerebro y en contra parte, la mente subconsciente representa el 98 % de nuestro cerebro.

Los hábitos se crean a partir de la repetición de una acción por un promedio de 66 días. La función de la consciencia, consiste en vigilar que ejecutemos esa acción, pero el mayor trabajo le corresponde a la mente subconsciente.

Por lo anterior, se puede afirmar, que el desarrollo personal tiene que ver más con la constancia que con la consciencia. La función de la consciencia es elegir y vigilar los nuevos hábitos, pero la creación de estos, se hace de manera subconsciente en su mayor parte.

Las redes neuronales en el Desarrollo Personal

Una red neuronal es básicamente la estructura que se forma como resultado de la conexión entre células cerebrales o neuronas. El propósito de dicha conexión, es el de almacenar información proveniente del exterior o de nuestros propios pensamientos.

Si nunca habías escuchado nada acerca de las redes neuronales y retienes esta información por más de una hora, tu cerebro comenzará la creación de una nueva red neuronal. Si por el contrario, ya sabías acerca de este concepto, tu cerebro tomará solo aquella información que le resulte relevante o nueva y la añadirá a la red existente, mediante la conexión de algunas neuronas cercanas a esa red.

Desarrollo personal

Si continúas investigando y comentando acerca de este tema, irás añadiendo en cada ocasión nuevas conexiones neuronales, lo que dará como resultado una compleja red neuronal, que en conjunto con otras redes existentes, te servirá para tomar decisiones y generar nuevas ideas. En el caso contrario, si nunca vuelves a investigar o hablar sobre este tema, las conexiones establecidas se debilitarán y tenderán a desaparecer, para utilizar la capacidad de almacenamiento de tu cerebro para información de mayor relevancia para ti. Este mismo proceso ocurre con todos los temas incluyendo el del Desarrollo Personal.

De una forma bastante esquemática, podríamos decir que el proceso de creación de redes neuronales se parece al proceso de formación de un camino. Cuando transitamos por primera vez por una zona, dejamos una huella imperceptible; sin embargo, a medida que transitamos una y otra vez, vamos creando un camino cada vez más amplio y visible (figuras A y B).

Desarrollo personal

En el campo del Desarrollo Personal, la formación de redes neuronales es una parte esencial del proceso, ya que a través de ellas es posible incorporar creencias nuevas y poderosas, para generar una mejor calidad de vida. Por ello, si no se crean nuevas redes neuronales y sobre todo, si no se fortalecen hasta llegar al punto en que se activen de manera automática, ante los estímulos del ambiente, no será posible alcanzar el Desarrollo Personal.

Para quienes han decidido mejorar su vida, para realmente vivir, en lugar de solo sobrevivir,  es de la mayor importancia la creación de nuevas redes neuronales, mediante la incorporación de creencias nuevas y poderosas, para lo cual se requiere contar con apoyo y asesoría, puesto que el proceso no es fácil. Para este propósito las sesiones de Coaching Personal, son la alternativa más práctica y efectiva.

Tener una mejor calidad de vida implica tener la determinación de elegir conscientemente el estilo de vida que quieres alcanzar y hacer lo que sea necesario para conseguirlo. Después de todo, como dijo Anthony Quinn… “si las cosas que valen la pena fueran fáciles, cualquiera las haría”.

Pensamientos habituales y desarrollo personal

Una frase muy frecuente en Desarrollo Personal, menciona que “aquello en lo que te enfocas se expande”. En otras palabras esto significa que aquello a lo que dedicas tu atención a lo largo del día, es lo que verás manifestado en tu vida. Si tus pensamientos habituales están relacionados con la salud, el amor, la abundancia, el éxito, etc., eso es lo que verás expandirse en tu realidad. Si por el contrario, tus pensamientos habituales tienen que ver con la enfermedad, el odio, la pobreza, el fracaso, etc., eso será lo que verás crecer en tu vida.

Si la calidad de vida que actualmente tienes no te satisface, pon atención a lo que has estado pensando en los últimos días, semanas o meses. Puedo asegurarte con certeza que han sido pensamientos negativos.

Normalmente no somos conscientes de nuestros pensamientos habituales, porque genéticamente estamos diseñados para funcionar de manera automática en más del 95 % de nuestros actos. Si esto no fuera así, seriamos incapaces de mantenernos con vida.

Desarrollo Personal

El funcionamiento automático, está controlado por las redes neuronales de nuestro cerebro, las cuales pueden ser modificadas o creadas mediante nuestra mente consciente. Así, cuando te enfocas en algún aspecto de la realidad y le dedicas tu atención de manera frecuente o continua, se genera una red neuronal que crece cada vez que se repite el pensamiento o la acción específica. Cuando se llega a una determinada masa crítica, esta red neuronal comienza a activarse de manera automática sin la intervención de nuestra mente consciente.

Aun cuando no iniciaras un proceso formal de desarrollo personal, si a partir de ahora comienzas a prestar atención a tus pensamientos habituales y cuando te descubras teniendo pensamientos negativos, los cambias conscientemente por pensamientos positivos, al cabo de 30 a 60 días habrás creado una nueva red neuronal, que de manera automática te generará pensamientos positivos y en consecuencia, tendrás mejores resultados en tu vida. Si requieres ayuda profesional para este proceso, las sesiones de Coaching Personal, son la alternativa más práctica y efectiva.

Aplicado al desarrollo personal podríamos decir entonces que la frase “Aquello en lo que te enfocas se expande” podría traduacirse como “Aquello en lo que te enfocas, crea una nueva red neuronal, que va creciendo hasta que se vuelve automática”

Desarrollo Personal y Redes Neuronales

El desarrollo personal está directamente relacionado con la creación de nuevas redes neuronales, que no son otra cosa que la unión permanente de dos o más células cerebrales (neuronas), lo que nos permite almacenar información como ideas o experiencias.

La importancia de las redes neuronales  es  tal, que cuando una idea o experiencia se refuerza constantemente, mediante su repetición (desarrollar un nuevo hábito, practicar un deporte, aprender a tocar un instrumento musical, etc.), se van agregando nuevas células cerebrales a la red, hasta llegar a un punto en que su funcionamiento se vuelve automático, en la respuesta que genera. De esta forma, un pianista no necesita pensar conscientemente que teclas deberá tocar para interpretar una composición musical; simplemente deberá prestar atención a la partitura y sus manos, de manera automática, harán el resto.

Lo verdaderamente impresionante de este hecho, es que no solo los pianistas, sino absolutamente TODOS los seres humanos, funcionamos de manera automática, en más del 95 % de las acciones que realizamos diariamente. Dado que en los ultimos 10,000 años la estructura y funcionamiento cerebral humanos no han cambiado, con toda seguridad, esta situación no cambiará en los próximos 10,000 años.

Ante esta situación, cabría preguntarse entonces ¿Quién está a cargo de nuestras vidas? ¿Quién está tomando las decisiones relevantes de nuestra vida? ¿Quién ha decidido o influido mayormente en la profesión o trabajo que tenemos, el tipo de pareja con el que nos relacionamos, la forma en que educamos a nuestros hijos, el tipo de relación que llevamos con nuestra pareja, las cosas que compramos, etc.? La respuesta es alucinante: con bastante frecuencia quienes están decidiendo son nuestros padres, hermanos mayores, maestros, amigos, los políticos, la televisión, nuestros jefes, etc, etc.

Mientras no emprendamos un proceso de desarrollo personal, en el que elijamos conscientemente las ideas y creencias que convengan a nuestros intereses y desechemos las creencias que nos controlan, estaremos viviendo la vida de otros. Si has elegido seguir tu propio camino, las sesiones de Coaching Personal, son tu mejor alternativa.

Y en tu caso ¿Quien está a cargo de tu vida?

El cambio personal es posible mediante el Coaching

Te has preguntado alguna vez ¿por qué nos aferramos a relaciones y trabajos que desde el punto de vista lógico ya no funcionan? ¿Por qué nos cuesta tanto modificarnos y cambiar nuestras condiciones de vida? ¿Existe algo dentro de nosotros que nos lleva a actuar de ese modo? Si las condiciones de nuestro trabajo nos desagradan tanto, ¿por qué no buscamos otro? Si hay algo de nuestra vida personal que nos produce sufrimiento, ¿por qué no lo cambiamos?

El Dr. Joe Dispenza, señala que elegimos permanecer en las mismas circunstancias porque nos convertimos en adictos al estado emocional que producen y a los químicos que provocan ese estado de ser. La razón de ello obedece en parte a cuestiones genéticas, pero una gran parte es debido a que las redes neuronales que hemos construido a través de nuestra experiencia de vida, limitan nuestra visión de lo posible. De esta forma, de acuerdo con Dispenza, igual que un rehén a bordo de un avión secuestrado, nos sentimos como si estuviéramos atados al asiento hacia un destino que no hemos elegido y no logramos ver todas las otras posibilidades que están alli, al alcance de la mano.

Para ejemplificar la forma en que nuestras redes neuronales nos impiden ver más allá de lo que estamos acostumbrados, intenta descubrir lo que representa la siguiente figura. La respuesta la encontrarás al final de esta nota.

Cambiar tiene que ver con volverse diferente. Implica modificar nuestra manera de pensar, lo que hacemos, lo que decimos, la forma en que actuamos y quienes estamos siendo. Para lograr esto, se requiere un acto intencional de voluntad y una situación lo suficientemente incómoda como para querer hacer las cosas de un modo diferente.

Para Steve Jobs, según reveló en su famoso discurso de 2005 en la Universidad de Stanford, la razón para cambiar le vino de una cita que leyó cuando tenía 17 años la cual decía “si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón”. Esa cita lo marcó y desde entonces, cada mañana se miraba en el espejo y se preguntaba ¿Si hoy fuese el último día de mi vida, querría hacer lo que voy a hacer hoy? y si la respuesta era no, durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo.

El cambio es posible y se basa en la capacidad natural del cerebro conocida como Neuroplasticidad que es la capacidad de reconectar y crear nuevas redes neuronales a cualquier edad. Para ejemplificar esto te pido que veas la imagen que aparece a continuación y luego veas nuevamente la primera figura. Si ahora ves al dálmata en las dos figuras, significa que tus redes neuronales han cambiado para siempre.

Salir de un hábito de pensamiento, acción, sensación, sentimiento, percepción o conducta, es lo que nos permite ver al mundo y a nosotros mismos de una manera diferente.

Las sesiones de Coaching para el Desarrollo Personal, se basan en la Neuroplasticidad del cerebro y son actualmente la herramienta más práctica y efectiva para el cambio personal.

Si te resulta útil y puedes hacerlo
Si te ha resultado de utilidad y puedes, contribuye para el mantenimiento de este sito web. Gracias!


Conecta con tu esencia

Coaching

El Coaching Personal es una poderosa técnica de Desarrollo Humano

 

El Poder de los hábitos
Dónde está el centro del Universo?
Sesiones de Coaching en Puebla
Coaching Personal
Tus creencias crean la realidad
Naciste para algo especial
Las emociones importan
Las creencias y el Poder de creer
Mente consciente y subconsciente
La realidad se crea en la mente
Certificación en Coaching Multidim.
Coaching Personal

Coach ICF

Alberto Jiménez Merino
soy_AJM
PAGINAS DE INTERES