Coaching para el Desarrollo Humano

atencion involuntaria

Y tu ¿a que le Prestas Atención?

Como señala Winifred Gallagher, escritora especializada en psicología, en su libro “Atención Plena. El poder de la concentración” (Ed. Urano, 2010), decidir a qué prestamos atención durante esta hora, este día, esta semana o año, por no hablar de toda una vida, constituye un quehacer exclusivamente humano, y nuestra satisfacción y desarrollo personal, depende en gran parte del éxito que tengamos en la empresa.

Con palabras exactas y sabias, Gallagher sintetiza que la vida de cada uno de nosotros—la persona que somos, lo que pensamos, sentimos y hacemos, las cosas que amamos— es la suma de todo aquello a lo que prestamos atención.

Desarrollo personal

Aun cuando intuitivamente todos sabemos que es prestar atención, vale mencionar que el mecanismo básico de la atención es la selección, el cual es un proceso de dos fases que   consiste en primer lugar en escoger el objeto físico más atractivo —o “llamativo”— o el contenido mental más “valioso” para nosotros y en segundo lugar en suprimir el resto de los objetos o contenidos mentales, los cuales para efectos prácticos, es como si no existieran. La selección que hagamos, de objetos o contenidos mentales, necesariamente tendrá una influencia en nuestros pensamientos, los cuales tienen la facultad de regular o modificar nuestro comportamiento. A su vez nuestro comportamiento, generará nuestros resultados en la vida. Por poner un ejemplo, obtendremos pensamientos y comportamientos distintos dependiendo de si pasamos la mayor parte del día mirando la televisión, jugando videojuegos, en las redes sociales, trabajando, leyendo, estudiando, vendiendo, haciendo ejercicio o generando ideas de negocios.

Pero aunque prestar atención parece un proceso muy sencillo, lo cierto es que no lo es. Con mucha frecuencia es más fácil prestar atención a las cosas malas, como las malas noticias en la televisión o en los periódicos, que a las cosas buenas. Es más fácil distraerse en cosas inútiles o inoportunas que prestar atención a cosas útiles y productivas. Esta predisposición hacia lo negativo tiene bases biológicas y se conoce como Atención Involuntaria. Este tipo de atención es producida por la mente subconsciente y tiene como propósito que nos enfoquemos en las cosas inesperadas o sobresalientes del entorno, que potencialmente podrían poner en riesgo nuestra vida. La caída de un rayo, un sismo, un accidente de tránsito, el escuchar nuestro nombre en una conversación ajena, el ladrido de un perro, etc., son eventos que atrapan nuestra atención sin que seamos conscientes de ello. En estos casos, como menciona Gallagher, el sujeto participa de forma pasiva en un proceso no dirigido por él, sino por el estímulo más llamativo del entorno, y por tanto más atractivo. Lo anterior no tendría mayor importancia si no fuera porque más del 95 % de nuestras acciones diarias son dirigidas por nuestra mente subconsciente. En contraposición a esto, resulta que solo el 5 % o menos, de aquellas cosas que llaman nuestra atención durante el día, pueden ser catalogadas como Atención Voluntaria o Consciente.

De acuerdo con Gallagher, si los mecanismos de la atención involuntaria se basan en la pregunta: “De todo lo que hay en el exterior, ¿qué es lo más llamativo?”, los de la atención voluntaria consisten en: “¿En qué te quieres concentrar?” Sin embargo, decidir de manera consciente en que queremos concentrarnos es como librar una batalla entre David y Goliat, donde David es la mente consciente y Goliat es la mente subconsciente. Pero a diferencia de la historia original, en este caso, es Goliat quien normalmente sale ganando.

Prestar atención de manera consciente o voluntaria  no es sencillo. Se requiere determinación y fuerza de voluntad. Es necesario tener metas claras, saber lo que se quiere. Se requiere también revisar las creencias subconscientes, pues estas determinan  a qué prestamos atención en el 95 % de las veces. Para este propósito el Coaching Personal, es actualmente la herramienta más poderosa que existe.

Así que ya lo sabes. Como dice Winifred Gallagher “seas quien seas, la alegría de vivir depende principalmente de tu capacidad para concentrarte en aquello que te interesa. Las cosas a las que prestes atención de ahora en adelante forjarán tu futuro y la persona en la que te convertirás” Tu desarrollo personal, depende de ello.

Compartir en Redes Sociales

Esto podría salvarte :)
Sesiones de Coaching en Puebla
Coaching Personal
Tus creencias crean la realidad
Naciste para algo especial
Las emociones importan
Las creencias y el Poder de creer
Mente consciente y subconsciente
La realidad se crea en la mente
Certificación en Coaching Multidim.
Coaching Personal

Coach ICF

Certificación en Coaching Essentials
Desarrollo Personal

Coaching

Certificación en PNL
Desarrollo Personal
International Coach Federation
Coaching
Alberto Jiménez Merino
soy_AJM
PAGINAS DE INTERES
Validación

Valid XHTML 1.0 Transitional