Coaching para el Desarrollo Humano

Coaching Personal

Información sobre Coaching Personal, una herramienta para el desarrollo personal, que facilita alcanzar una mejor calidad de vida.

¿Eres responsable de tu vida?

En este artículo, me gustaría abordar los temas del coaching y el desarrollo personal, desde un punto de vista un tanto inusual. Con mucha seguridad, como todos, te has enfrentado a momentos difíciles, en los que algún ser querido ha muerto. En el momento de su muerte, sin importar que tanto lo hayas apreciado, no puedes intercambiar lugar con el. La muerte de cada ser humano le corresponde solo a él. Pero entonces, cabe preguntarse qué, si la muerte nos pertenece, no será que, con mayor razón y derecho, la vida también nos pertenece? Personalmente creo que si. Es un hecho que nadie puede vivir por ti, como tampoco nadie puede morir por ti. Tu eres el responsable de tu vida. Esto implica que no puedes responsabilizar a otros por las cosas que no tienes o aquello que no has sido. Nadie puede ocupar tu lugar. Cada ser vino a este plano a experimentar la vida.

Coaching personal

Independientemente de si crees en un ser superior o te inclinas hacia el materialismo, es un hecho que llegamos a esta vida sin conocer el propósito de estar aquí. Cuando abrimos los ojos, cuando tomamos conciencia de nuestra individualidad, ya estamos vivos y debemos encontrar una razón a nuestra existencia. Sin importar si hemos sido creados por Dios, o si como dice el materialismo científico, somos el producto del azar y la causalidad, lo cierto es que hay un hecho irrefutable: estamos vivos. Y llegar a la vida sin un propósito predefinido, es la mejor forma en que pudimos haber llegado. De esta forma tenemos delante de nosotros la posibilidad de elegir la vida que queremos llevar y como dice la película “El curioso caso de Bejamin Button”, podemos aprovecharla o desperdiciarla, pero es claro que obtendremos mayor satisfacciones si la aprovechamos.

Pero la vida no es algo que podamos resolver a la ligera, hay ciertas condiciones que la hacen la experiencia más extraordinaria. En el diseño de Dios o como resultado del azar y la causalidad, es un hecho que la mayor parte de nuestro comportamiento y las cosas que hacemos, son el resultado de motivaciones que en su mayor parte desconocemos. Esa es la razón por la que con frecuencia no tenemos la vida que quisiéramos, nos equivocamos, fallamos en las cosas que emprendemos, somos inducidos a comprar determinados productos o marcas, podemos ser engañados e incluso manipulados por otros, etc. Es común que la mayor parte de las personas vivamos desde el miedo, la tristeza o la ira, sin saber por qué.

Por nuestra constitución biológica y como resultado del condicionamiento, sólo somos conscientes del 5 % o menos de nuestras acciones diarias. Si tuviéramos mayor conciencia, viviriamos literalmente en el paraíso. Tendríamos un mayor control sobre nuestro comportamiento, tendríamos mayores posibilidades de éxito en todo lo que emprendiéramos, tendríamos mayor conocimiento de las consecuencias de nuestros actos, no habría violencia, tendríamos familias ideales, relaciones interpersonales excelentes, y en suma, habría menos cosas de qué preocuparse.

Desarrollo personal

A través de una mayor conciencia, tenemos la posibilidad de modificar las reglas del juego de nuestra vida y obtener mejores resultados. Para ello es necesario averiguar que hay en lo profundo de nuestra mente, desechar lo que nos limita e incorporar nuevas creencias que nos empoderen. Hacer esto nos permitiría tener nuevos comportamientos y actitudes. que nos pueden abrir la puerta para experimentar el paraíso en la Tierra. De eso se trata el desarrollo personal. No es un mito, es un hecho que esto es posible y las herramientas más poderosas para ello son el Coaching personal y la Programación Neurolingüística (PNL). ¿Te atreves a descubrir quien eres? ¿Te atreves a ser el responsable total de tu vida?

Y tu ¿a que le Prestas Atención?

Como señala Winifred Gallagher, escritora especializada en psicología, en su libro “Atención Plena. El poder de la concentración” (Ed. Urano, 2010), decidir a qué prestamos atención durante esta hora, este día, esta semana o año, por no hablar de toda una vida, constituye un quehacer exclusivamente humano, y nuestra satisfacción y desarrollo personal, depende en gran parte del éxito que tengamos en la empresa.

Con palabras exactas y sabias, Gallagher sintetiza que la vida de cada uno de nosotros—la persona que somos, lo que pensamos, sentimos y hacemos, las cosas que amamos— es la suma de todo aquello a lo que prestamos atención.

Desarrollo personal

Aun cuando intuitivamente todos sabemos que es prestar atención, vale mencionar que el mecanismo básico de la atención es la selección, el cual es un proceso de dos fases que   consiste en primer lugar en escoger el objeto físico más atractivo —o “llamativo”— o el contenido mental más “valioso” para nosotros y en segundo lugar en suprimir el resto de los objetos o contenidos mentales, los cuales para efectos prácticos, es como si no existieran. La selección que hagamos, de objetos o contenidos mentales, necesariamente tendrá una influencia en nuestros pensamientos, los cuales tienen la facultad de regular o modificar nuestro comportamiento. A su vez nuestro comportamiento, generará nuestros resultados en la vida. Por poner un ejemplo, obtendremos pensamientos y comportamientos distintos dependiendo de si pasamos la mayor parte del día mirando la televisión, jugando videojuegos, en las redes sociales, trabajando, leyendo, estudiando, vendiendo, haciendo ejercicio o generando ideas de negocios.

Pero aunque prestar atención parece un proceso muy sencillo, lo cierto es que no lo es. Con mucha frecuencia es más fácil prestar atención a las cosas malas, como las malas noticias en la televisión o en los periódicos, que a las cosas buenas. Es más fácil distraerse en cosas inútiles o inoportunas que prestar atención a cosas útiles y productivas. Esta predisposición hacia lo negativo tiene bases biológicas y se conoce como Atención Involuntaria. Este tipo de atención es producida por la mente subconsciente y tiene como propósito que nos enfoquemos en las cosas inesperadas o sobresalientes del entorno, que potencialmente podrían poner en riesgo nuestra vida. La caída de un rayo, un sismo, un accidente de tránsito, el escuchar nuestro nombre en una conversación ajena, el ladrido de un perro, etc., son eventos que atrapan nuestra atención sin que seamos conscientes de ello. En estos casos, como menciona Gallagher, el sujeto participa de forma pasiva en un proceso no dirigido por él, sino por el estímulo más llamativo del entorno, y por tanto más atractivo. Lo anterior no tendría mayor importancia si no fuera porque más del 95 % de nuestras acciones diarias son dirigidas por nuestra mente subconsciente. En contraposición a esto, resulta que solo el 5 % o menos, de aquellas cosas que llaman nuestra atención durante el día, pueden ser catalogadas como Atención Voluntaria o Consciente.

De acuerdo con Gallagher, si los mecanismos de la atención involuntaria se basan en la pregunta: “De todo lo que hay en el exterior, ¿qué es lo más llamativo?”, los de la atención voluntaria consisten en: “¿En qué te quieres concentrar?” Sin embargo, decidir de manera consciente en que queremos concentrarnos es como librar una batalla entre David y Goliat, donde David es la mente consciente y Goliat es la mente subconsciente. Pero a diferencia de la historia original, en este caso, es Goliat quien normalmente sale ganando.

Prestar atención de manera consciente o voluntaria  no es sencillo. Se requiere determinación y fuerza de voluntad. Es necesario tener metas claras, saber lo que se quiere. Se requiere también revisar las creencias subconscientes, pues estas determinan  a qué prestamos atención en el 95 % de las veces. Para este propósito el Coaching Personal, es actualmente la herramienta más poderosa que existe.

Así que ya lo sabes. Como dice Winifred Gallagher “seas quien seas, la alegría de vivir depende principalmente de tu capacidad para concentrarte en aquello que te interesa. Las cosas a las que prestes atención de ahora en adelante forjarán tu futuro y la persona en la que te convertirás” Tu desarrollo personal, depende de ello.

Importancia de abrazar y ser abrazado

El abrazo es una de las necesidades humanas más importantes en nuestra interacción con  los demás. Es de tal importancia que si un bebé no es abrazado podría morir. Pero no solo los bebés…, los niños, los jóvenes y las personas adultas necesitan también de este contacto físico, sin el cual se genera una sensación de estar desconectados o aislados del mundo, que puede dar origen a estados depresivos u otras enfermedades. Al ser abrazados tenemos la sensación de pertenecer a algo más grande y esto genera confianza, amor y armonía interior. Su práctica continua permite establecer vínculos permanentes entre los seres humanos. Un abrazo a tus hijos es de tal importancia en su desarrollo, que será recordado y vale mucho más que cualquier cosa material que puedas darles.

Coachign Personal

El abrazo tiene un sinnúmero de efectos positivos sobre el organismo, destacando los siguientes:

1.- Reduce el estrés y la ansiedad

Los abrazos y el contacto físico en general, disminuyen  la producción de cortisol, que es responsable del estrés y favorecen la producción de serotonina y dopamina, responsables de la sensación de bienestar y tranquilidad.

2.- Reduce la presión arterial.

El abrazo provoca la liberación de oxitocina que activa  un tipo de receptores de la piel llamados Corpúsculos de Pacini, encargados de reducir la presión arterial.

3.- Mejora el sistema inmunológico.

Al recibir o dar un abrazo nuestro sistema inmunológico se activa y favorece la producción de glóbulos blancos, responsables de combatir enfermedades.

4.- Reduce el riesgo de padecer demencia.

Los abrazos nos estimulan, nos dan tranquilidad y equilibran nuestro sistema nervioso; por esta razón, los abrazos desde temprana edad reducen el riesgo de padecer demencia.

5.- Rejuvenece el cuerpo.

Cuando abrazamos se estimula el proceso de transportación del oxígeno a los tejidos y gracias a esto,  nuestro cuerpo prolonga la vida plena de las células retardando el envejecimiento.

Desarrollo Personal

Pero si el abrazo es tan importante y genera tantos efectos positivos, ¿porque no es una práctica habitual y generalizada? Por increíble que parezca un alto porcentaje de la población teme ser abrazado o no puede abrazar, debido a una serie de creencias erróneas y obsoletas, arraigadas en el inconsciente colectivo, como las siguientes:

  • Mis padres nunca me abrazaron lo que significa que así deben ser las cosas.
  • Abrazar a una persona es muestra de interés sexual.
  • Está mal visto que los hombres se abracen.
  • Necesitar un abrazo es muestra de debilidad.

Vale decir que estas y otras creencias en contra del abrazo no tienen sustento y al contrario, el abrazo y el contacto físico en general, son una necesidad biológica de todo ser humano. Ignorar esta necesidad, puede traernos graves consecuencias.

Por todo lo antes dicho, si no tienes la costumbre de abrazar, te invito a que generes ese nuevo hábito. Te invito a que te conectes con el mundo, que te des cuenta que formas parte de algo mucho más grande que tú y descubras los beneficios que ello traerá para ti. Si tienes dificultad para desarrollar este nuevo hábito, te importará saber que existen técnicas de Desarrollo humano, como el Coaching Personal, que pueden facilitarte el proceso.

Abraza a tus padres, tus hermanos y hermanas, tus compañeros, tus amigos y amigas. Abraza a quien tu quieras…  ¡¡pero por favor, abraza siempre!!

Nuestras emociones nos dirigen

Contrario a lo que la civilización occidental ha creído durante los últimos 2,400 años, basado en la visión de filósofos como Sócrates y René Descartes, acerca de que somos seres racionales, lo cierto es que las recientes investigaciones en Neurociencia y su aplicación al desarrollo personal, han venido a comprobar, que lo correcto es que somos seres emocionales, con posibilidad de razonamiento.

De acuerdo con el Neurocientífico Antonio R. Damasio, se ha descubierto que las emociones no son necesariamente enemigas de la razón. Aquella creencia de que si alguien utilizaba sus emociones para tomar decisiones y no tenía la cabeza fría y una actitud puramente racional, no estaba realizando su trabajo de forma adecuada, es falsa. Lo que hoy se sabe es que quienes son hiper-racionales e intentan razonar sus decisiones sin un componente emocional, son de hecho, incapaces de alcanzar decisiones correctas.

Las emociones son el soporte en el que se desenvuelve nuestra vida. No existe un instante del día en que no tengamos un estado emocional. La explicación de esto tiene que ver con el desarrollo evolutivo del cerebro. Nuestra corteza cerebral o Neocortex, la que nos permite razonar y tener conciencia, apareció en nuestros ancestros humanos hace 5 millones de años. En cambio el cerebro emocional o cerebro límbico, responsable de nuestras emociones, apareció en nuestros ancestros hace 130 millones de años. Ambos sistemas, en conjunto con el cerebro reptiliano, una estructura de 500 millones de años de antigüedad, son los responsables de nuestro comportamiento o interacción con el medio.

De forma automática, sin que seamos conscientes de ello, nuestro cuerpo se encuentra en algún estado de ánimo o estado emocional, que es generado principalmente por el cerebro límbico. Ese estado de ánimo implica cambios a nivel corporal y mental que varían dependiendo del tipo de emoción que prevalezca.

Cuando la emoción prevaleciente, en nuestro estado de ánimo o estado emocional, tiene que ver con el enojo, el miedo o la tristeza, el cuerpo se encuentra en un estado de riesgo para la supervivencia, por lo que varios procesos fisiológicos se detienen o se modifican. Por ejemplo, la circulación de la sangre se dirige principalmente hacia los brazos y la piernas, lo que hace que llegue menos sangre al cerebro. La consecuencia directa es que en esos estados emocionales, no podemos pensar con claridad, por lo que es frecuente que nuestras decisiones y acciones sean incorrectas. Cuando tenemos esos estados emocionales, estamos funcionando en automático por lo que nuestros pensamientos habituales tienen que ver con experiencias negativas del pasado. Como es evidente, la calidad de vida que resulta de mantener dichos estados emocionales es precaria y es el origen de muchas enfermedades.

Cuando la emoción prevaleciente tiene que ver con el amor o la alegría, el cuerpo y el cerebro se encuentran en un estado de armonía por lo que todos los procesos fisiológicos operan con normalidad. La consecuencia de estados emocionales de este tipo, es que el cerebro se encuentra funcionando en todo su potencial y puede tomar acciones y decisiones correctas. Con esos estados emocionales, el cerebro funciona en modo creativo y nuestros pensamientos están en el aquí y el ahora. La calidad de vida es armónica y abierta a todas las posibilidades.

Como se desprende de lo mencionado anteriormente, nuestra calidad de vida no depende de la razón, sino de nuestros estados emocionales. Por ello, aprender a reconocerlos, es el primer paso para mejorar nuestra calidad de vida; aprender a modificarlos, es posible a través del Coaching Personal.

La magia del Coaching Personal

Uno de los principios de la Programación Neurolingüística (PNL), establece que si un único ser humano es capaz de alcanzar un logro extraordinario, ese solo hecho abre la posibilidad para que cualquier otro ser humano, si tiene la determinación para hacerlo, alcance ese mismo logro. La razón es muy sencilla, nuestra constitución biológica es similar y además tenemos la capacidad de aprender.

Para un desarrollo personal, que nos permita alcanzar logros extraordinarios o simplemente, mejorar nuestra calidad de vida, el Coaching, es la metodología de aprendizaje más efectiva que existe actualmente. La palabra coaching es un vocablo inglés que significa tutor, derivado del francés coche, que a su vez deviene del húngaro kocs, palabra que designaba un vehículo de cuatro ruedas que transportaba personas.

El coaching promueve el desarrollo del potencial humano y se asocia tradicionalmente con los deportes, en los que los coaches (entrenadores), buscan sacar el mejor rendimiento de los deportistas. En los años 80 comienza a difundirse tal como lo conocemos hoy en día, abarcando diferentes áreas, desde el coaching de vida (life coaching o coaching personal) hasta el coaching empresarial. Lleva más de 25 años de presencia y práctica en todo el mundo.

El coaching es similar a la psicoterapia en cuanto a que se trata de procesos conversacionales entre dos personas (el coach y el coachee o cliente), pero a diferencia de aquella, el coaching parte de la premisa de que la solución a cualquier problema está dentro de cada persona. La función del coach es hacer las preguntas adecuadas para que el cliente encuentre las respuestas por sí mismo.

Como señalan O´Connor y Lages en su libro Coaching con PNL, el coaching trata del cambio, de cómo hacer cambios. El coach es como un mago del cambio que toma las cartas que tienes y te ayuda a jugarlas mejor, a cambiar las reglas del juego, o a encontrar un juego mejor.

El coaching personal te ayuda a jugar el único juego que no puedes darte el lujo de perder: ¡¡El juego de tu vida!!

Compartir en Redes Sociales

International Coach Federation
Coaching
Reporte GRATUITO
Mente subconsciente
Sesiones de Coaching en Puebla
Coaching Personal
El poder de una intención verdadera
Tus creencias crean la realidad
Naciste para algo especial
Las emociones importan
Las creencias y el Poder de creer
Mente consciente y subconsciente
La realidad se crea en la mente
Certificación en Coaching Multidim.
Coaching Personal

Coach ICF

Certificación en Coaching Essentials
Desarrollo Personal

Coaching

Certificación en PNL
Desarrollo Personal
Alberto Jiménez Merino
soy_AJM
PAGINAS DE INTERES
Validación

Valid XHTML 1.0 Transitional