Coaching para mejorar tu Vida

metas

Qué es el Poder Personal

En un sentido amplio, el Poder se refiere a la capacidad que alguien tiene para hacer que algo suceda de acuerdo con su voluntad, independientemente de las condiciones externas. Aplicado al campo del Desarrollo Humano, el Poder Personal es la capacidad que cada ser humano tiene para ser creador de su propia vida, a través de elegir conscientemente aquello que desea vivir o experimentar.

Elegir conscientemente lo que deseamos vivir, está relacionado con nuestra habilidad para fijarnos metas, la cual, de acuerdo con Brian Tracy, es la llave maestra para alcanzar el éxito. De acuerdo con este mismo autor, sin metas, solo nos dejamos arrastrar a la deriva por las corrientes de la vida, pero con metas, volamos como una flecha, directos y sin fallos hasta nuestro objetivo.

De acuerdo a esta definición, cabría preguntarnos si en verdad estamos ejerciendo ese poder. Desde mi experiencia personal como Ser humano y como Coach en Desarrollo Humano, también conocido como Desarrollo Personal, mi percepción es que con frecuencia no lo estamos ejerciendo y en cambio lo estamos cediendo a otros, sin darnos cuenta.

Coaching Personal

Para profundizar en este tema, comprender cómo funciona, pero sobre todo, sacar provecho de él, es importante identificar dónde reside el Poder Personal. De acuerdo con los últimos avances en la Filosofía del Lenguaje, la Programación Neurolingüística, la Neurociencia y la Ontología del Lenguaje, el Poder Personal reside principalmente en nuestros pensamientos, en nuestras emociones y en nuestras acciones.

El vehículo y la herramienta del pensamiento es el lenguaje o la palabra. Utilizamos el lenguaje para representar y para comunicar a otros, el mundo que percibimos a través de nuestros sentidos; a partir de esa representación es que podemos razonar o pensar. Nuestra representación del mundo y en consecuencia, la complejidad de nuestros pensamientos y de nuestras conversaciones, depende de la amplitud de nuestro lenguaje. A menor amplitud de nuestro lenguaje o vocabulario, tendremos una pobre representación del mundo, que a su vez generará pensamientos sencillos y con poco poder. Al aumentar nuestro vocabulario, se incrementa la riqueza de nuestra representación del mundo, la complejidad de nuestros pensamientos y en consecuencia, nuestro Poder Personal.

Los pensamientos generados a través de las palabras tienen poder. A través de las palabras podemos construir o destruir y podemos crear nuevas realidades. Así que presta atención a lo que piensas y dices pues ahí reside una parte muy importante de tu poder.

El segundo sitio donde reside el poder personal son las emociones, las cuales nos impulsan a la acción y son consecuencia de nuestros pensamientos. Tienes el poder de amar, de estar alegre, de enojarte, de estar triste, de tener miedo, pero sobre todo, de decidir cómo quieres sentirte. Si permites que otros controlen tu estado emocional, entonces les estás entregando tu poder.

Coaching Personal

Finalmente, el tercer sitio donde reside el Poder Personal son nuestras acciones, las cuales son consecuencia de nuestros pensamientos y emociones. Tenemos el poder de elegir qué tipo de acciones emprenderemos. Por ejemplo, podemos elegir levantarnos de la cama o no, ser amables o no, establecer metas y conseguirlas o no. Algunas personas regalan este poder a otros, quienes les dicen lo que hay que hacer. Cuando las cosas salen mal, lo que es muy probable cuando funcionamos así, estas personas se limitan a culpar a los otros. Asumir nuestro poder de acción, es atrevernos a tomar decisiones y a hacernos responsables de las consecuencias de nuestros actos.

En la actualidad existen muchas técnicas de Desarrollo Humano, que buscan, por diferentes vías, hacer que la gente tome conciencia y recupere su Poder Personal, como un medio para mejorar su calidad de vida. Dentro de estas técnicas de Desarrollo Humano, el Coaching Personal, es la más poderosa de ellas.

¿Te atreves a hacerte cargo de tu Poder Personal o seguirás culpando a otros?

El cambio personal está a tu alcance

¿Como te sientes en este momento? ¿Te sientes cansado(a), indiferente, aburrido(a) o deprimido(a)? Si es tu caso, te invito a poner tu cuerpo firme, echar los hombros hacia atrás, respirar  tres veces profundamente, levantar la vista hacia el frente y caminar por la habitación con movimientos vigorosos. Te aseguro que tu estado de ánimo mejorará instantáneamente.

¿Tu estado de ánimo es de alegría? ¿Quieres saber cómo se pasa de la alegría a la depresión? Es muy sencillo, pero no te lo recomiendo. Solo es cuestión de dejar caer los hombros, dirigir la vista hacia abajo, respirar débil y superficialmente, y pensar en todas las cosas negativas que te han ocurrido en la vida.

¿Cómo es posible que podamos generar este tipo de respuestas diametralmente opuestas con sólo quererlo? La respuesta se encuentra en nuestros pensamientos, concientes o inconscientes, los cuales cambian instantáneamente al cuerpo.

El Dr. Joe Dispenza, menciona que el solo hecho de estar sentado(a) y leyendo, como en tu caso, genera en el cuerpo una gran cantidad de cambios dinámicos impulsados por tu último pensamiento, los cuales involucran al páncreas y las glándulas suprarrenales, que están segregando nuevas hormonas. Paralelamente, como una súbita tormenta eléctrica, distintas zonas de tu cerebro se vieron invadidas por una creciente corriente eléctrica, liberando una gran cantidad de neurotransmisores. Tu bazo y tu timo enviaron información al sistema inmune para efectuar algunas modificaciones y empezaron a fluir varios jugos gástricos diferentes. Tu hígado comenzó a procesar enzimas que no estaban presentes algunos minutos antes. Tu ritmo cardíaco varió, tus pulmones alteraron su volumen de entrada y salida de aire y el flujo sanguíneo hacia los vasos capilares en las manos y pies se modificó. Todo esto a partir de un solo pensamiento.

Si lo consideras detenidamente, es sorprendente darnos cuenta de que tan influyentes y extensos pueden ser los efectos de solo uno o dos pensamientos.

Teniendo claro esto, la siguiente pregunta importante es ¿De dónde provienen nuestros pensamientos habituales? La respuesta es: de las redes neuronales creadas por nuestro cerebro.

Las redes neuronales son el almacén de nuestra memoria y en ellas se encuentran escritas todas nuestras experiencias vitales, asi como las creencias que heredamos o aprendimos de nuestros padres y las enseñanzas o creencias de nuestros hermanos, amigos, maestros, vecinos, medios de comunicación, etc. A partir de esta información interpretamos y respondemos a los acontecimientos diarios y ella determina la efectividad o no de nuestros actos.

Lamentablemente una buena parte de las creencias almacenadas en nuestras redes neuronales ya son obsoletas, pues fueron adquiridas en nuestros primeros años de vida, en situaciones que ya no corresponden con la realidad actual, por lo que lejos de impulsarnos hacia el éxito, se han convertido en creencias limitantes.

Insistir en seguir utilizando nuestras viejas creencias, equivale a querer navegar hoy por Internet  utilizando la versión más antigua del Explorador; los resultados sin duda nunca serán los óptimos.

La buena noticia es que actualmente existen tecnologías para la superación personal, como el Programa de Coaching, que permiten detectar y eliminar nuestras creencias limitantes o perjudiciales y nos posibilitan generar mejores condiciones de vida, a través un cambio personal conciente y orientado hacia metas específicas.

Si te resulta útil y puedes hacerlo
Si te ha resultado de utilidad y puedes, contribuye para el mantenimiento de este sito web. Gracias!


Desarrollo Humano

Conecta con tu esencia
Coaching

El Coaching Personal es una poderosa técnica de Desarrollo Humano

 

¿Eres víctima o responsable?

Las emociones importan
Las creencias y el Poder de creer
Certificación en Coaching Multidim.
Coaching Personal

Coach ICF

Alberto Jiménez Merino
soy_AJM
Calendario
enero 2018
D L M X J V S
« Nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031