Coaching para mejorar tu Vida

cerebro

La superación personal y el lóbulo frontal.

Los procesos que realiza nuestro cerebro, si bien son infinitamente superiores, son muy parecidos a los que realiza una computadora. Al igual que ésta, nuestro cerebro requiere de programas, sin los cuales sería imposible generar respuestas exitosas, ante los eventos a los que estamos expuestos cada día.

Tenemos un programa para cada una de las cosas que hacemos a diario, desde que nos levantamos por la mañana hasta que nos acostamos por la noche. Incluso más allá de estas cosas que hacemos de manera parcialmente conciente, tenemos un programa para cada una de las actividades que nuestro cuerpo ejecuta de manera totalmente inconsciente. Entre estas, se encuentra la respiración, el latir del corazón, la circulación de la sangre, la división celular, la digestión, nuestra respuesta ante el peligro y el combate de los agentes infecciosos, por mencionar algunas; todas ellas, bajo el control de estructuras profundas de nuestro cerebro.

cerebro y computadora

Requerimos programas para todo,  incluso para cosas aparentemente tan sencillas como atarnos el cordón de los zapatos, la cual sin embargo, para alguien no familiarizado con esto, como un niño pequeño, resultaría una tarea casi imposible. En actividades más complejas, como fabricar un teléfono celular, conducir un auto o pilotear un avión, es muy evidente que se requiere contar con el programa adecuado, para asegurar el éxito en dichas actividades.

Cuando de nuestro equipo de cómputo se trata, para asegurar su correcto funcionamiento, seguimos algunas recomendaciones básicas. Entre otras cosas, tenemos cuidado al seleccionar el tipo de programas que le serán cargados y sobre todo, quien hará la carga de dichos programas. Así también, para evitar algún posible daño a nuestros programas, tenemos cuidado de incluir también un programa antivirus. Una vez que nuestra computadora cuenta con los programas necesarios, procedemos a su utilización teniendo muy en claro que ésta solo será capaz de realizar tareas para las cuales tenga los programas adecuados; es decir, no esperaríamos que pudiera ejecutar edición de video o reproducir música, si antes no hemos cargado el programa correspondiente.

Por extrañas razones y aunque es evidente que nuestro cerebro es mucho más importante que una computadora, cuando de asegurar su correcto funcionamiento se trata, seguimos muy pocas o ninguna recomendación para su cuidado. En principio, recibimos información o programas de todo tipo a través de  familiares, amigos, maestros, medios de comunicación o cualquier persona con la que entremos en comunicación. De esta forma, somos permanentemente bombardeados por campañas de publicidad que estimulan nuestros temores e inseguridades para hacernos comprar los productos que promocionan. Así también, a través de la convivencia con familiares, amigos y maestros; los programas de radio y televisión, los noticieros, periódicos o revistas, somos inducidos a ver el mundo desde el punto de vista de los demás, con muy poca participación de nuestra parte. A diferencia de una computadora, frecuentemente queremos llegar a ser exitosos sin tener los programas adecuados.

Afortunadamente, cuando alguien decide buscar sus propias respuestas y elegir de forma deliberada su propia forma de ver el mundo y de vivir, o en otras palabras, cuando decide buscar su superación personal, existen las vías para dicho cambio. La principal herramienta de cambio con que cuenta todo ser humano es el lóbulo frontal, una estructura que abarca cerca del 40 % de nuestra corteza cerebral y que cuando es deliberadamente activada y ejercitada, nos permite acceder al potencial ilimitado de nuestra mente.

A través del Programa de Coaching para la superación personal, mediante técnicas de pnl, motivación, terapia gestalt y ontología del lenguaje, es posible activar y ejercitar nuestro lóbulo frontal,  para generar nuevos resultados en nuestra vida. Este programa funciona también como una especie de antivirus, para evitar que seamos contaminados por la programación negativa del exterior.

Cómo mejorar la Autoestima

La autoestima está estrechamente relacionada con nuestra imagen personal o autoimagen que está conformada por todas las creencias que tenemos acerca de nosotros mismos, como nuestras cualidades, capacidades, modos de sentir o de pensar. Más específicamente la autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mismos a partir de nuestra autoimagen. De esta forma, nos sentimos listos o tontos, capaces o incapaces, nos gustamos o no. Esta autovaloración es muy importante, dado que de ella dependen en gran parte nuestros logros en la vida. De este modo, las personas que se sienten bien consigo mismas, que tienen una buena autoestima, son capaces de enfrentarse y resolver los retos y las responsabilidades que la vida plantea. Por el contrario, los que tienen una autoestima baja suelen auto limitarse y fracasar.

Investigadores del tema como Ángel Antonio Marcuello, mencionan que la baja autoestima está relacionada con una distorsión del pensamiento (forma inadecuada de pensar). Las personas con baja autoestima tienen una visión muy distorsionada de lo que son realmente; al mismo tiempo, estas personas mantienen unas exigencias extraordinariamente perfeccionistas sobre lo que deberían ser o lograr.

Desde el punto de vista neurológico, todo aquello que somos, o que creemos ser, se encuentra grabado en el entramado viviente de nuestras cien mil millones de células cerebrales o neuronas, organizadas en redes neuronales. De acuerdo con Joe Dispenza, el modo en que nuestras células nerviosas están específicamente acomodadas o conectadas, sobre la base de qué aprendemos, qué recordamos, qué experimentamos, qué vislumbramos para nosotros mismos, qué hacemos y qué pensamos de nosotros mismos, es lo que nos define como individuos. Por esta razón, cada persona es literalmente una obra en construcción, ya que la organización de las células cerebrales que constituyen a una persona, esta fluyendo constantemente.

La antigua visión de que el cerebro es estático, rígido y fijo, ya es obsoleta. Por el contrario, ahora se sabe que nuestros pensamientos y experiencias continuamente remodelan y reorganizan las células cerebrales, creando nuevas redes neuronales, en un proceso similar a una danza de delicadas fibras eléctricas en una red animada, que se conectan y desconectan todo el tiempo. Esto se acerca mucho más a la verdad de quiénes somos y esto abre la puerta para el cambio personal y la superación de la baja autoestima.

El proceso de cómo mejorar la autoestima, y lograr la superación personal, tiene que ver con la adquisición de nuevos hábitos de pensamiento, mediante la repetición constante de nuevas creencias. Dentro de estos hábitos se encuentran los siguientes:

a) Convertir los pensamientos negativos en positivos (Ej.”No puedo hacer nada” por “Tengo éxito en todo lo que me propongo”).

b) No generalizar (Ej. “Todo me sale mal” por “Algunas veces las cosas me salen mal”)

c) Centrarnos en lo positivo (Fijarnos más en nuestros aciertos que en nuestros errores).

d) Hacernos conscientes de nuestros logros o éxitos.

e) No compararse con los demás.

f) Confiar en nosotros mismos.

g) Aceptarnos tal y como somos.

h) Esforzarnos para mejorar aquellos aspectos con los que no estamos satisfechos.

Este proceso de superación y desarrollo personal, puede ser exponencialmente acelerado, mediante el Programa de Coaching que imparte el Grupo Poder Personal México.

Despertar a la vida con la superación personal.

Nuestro cerebro es un órgano extraordinario. Cuando de aprender algo se trata, solo es necesario prestar atención a la actividad que nos interesa y luego de una serie de repeticiones, nuestro cerebro la convierte en algo automático. De esta forma aprendimos a caminar, a vestirnos, a andar en bicicleta, las tablas de multiplicar y todos los conocimientos y habilidades que poseemos.

Una vez que hemos adquirido un conocimiento o habilidad, no se requiere prestar atención conciente para expresarlo o ejecutarlo, pues dicha atención resultaría contraproducente. Para ser ejecutado sin fallas, debe pasar a ser controlado por la mente subconsciente.

Actividades como andar en bicicleta, conducir un auto, tocar un instrumento, patinar, escribir a máquina y cualquier otra que se te ocurra, cuando ya han sido dominadas, no requieren de atención conciente e incluso, es posible realizar al mismo tiempo otra actividad, sin que la primera se vea afectada.

Desafortunadamente, esta extraordinaria cualidad del cerebro, que es muy útil cuando se trata de aprender habilidades, se convierte en algo desfavorable, cuando asimilamos comportamientos y actitudes, pues una vez que éstos han sido adquiridos e instalados en nuestras redes neuronales, se se activan de manera automática, en respuesta a los estímulos del ambiente. Cuando esto ocurre, en sentido estricto ya no estamos “pensando”.

De acuerdo con el Dr. Joe Dispenza, a menudo solo se necesita un pensamiento o un pequeño estímulo del entorno para iniciar un conjunto programado de respuestas y conductas. Cuando ese programa está en funcionamiento, nuestras acciones se tornan automáticas, rutinarias, y -lo más importante- inconscientes. Por ello, ya no tenemos que pensar concientemente con algun nivel de atención acerca de cómo actuar, cómo sentir, qué decir e incluso qué pensar. Nuestras respuestas parecen naturales y normales porque las hemos ensayado muy bien durante mucho tiempo.

Esta cualidad del cerebro, es la base de las campañas de publicidad, pues a fuerza de ver y escuchar día tras día la información sobre determinado producto, acabamos generando una respuesta automática e inconsciente que nos induce a comprarlo.

Las investigaciones del funcionamiento cerebral, indican que una persona promedio solo es plenamente conciente del 5 al 10 % de las actividades que realiza a diario, pues el resto son actividades o respuestas inconscientes. Por ello la pregunta es: ¿De qué nos hemos estado perdiendo?

Si deseas conocer más acerca del funcionamiento cerebral y como este conocimiento puede ayudarte en tu superación y desarrollo personal, para alcanzar una mejor calidad de vida, el Programa de Coaching es tu mejor alterntiva.

Es tiempo de despertar a la vida!

El cambio personal está a tu alcance

¿Como te sientes en este momento? ¿Te sientes cansado(a), indiferente, aburrido(a) o deprimido(a)? Si es tu caso, te invito a poner tu cuerpo firme, echar los hombros hacia atrás, respirar  tres veces profundamente, levantar la vista hacia el frente y caminar por la habitación con movimientos vigorosos. Te aseguro que tu estado de ánimo mejorará instantáneamente.

¿Tu estado de ánimo es de alegría? ¿Quieres saber cómo se pasa de la alegría a la depresión? Es muy sencillo, pero no te lo recomiendo. Solo es cuestión de dejar caer los hombros, dirigir la vista hacia abajo, respirar débil y superficialmente, y pensar en todas las cosas negativas que te han ocurrido en la vida.

¿Cómo es posible que podamos generar este tipo de respuestas diametralmente opuestas con sólo quererlo? La respuesta se encuentra en nuestros pensamientos, concientes o inconscientes, los cuales cambian instantáneamente al cuerpo.

El Dr. Joe Dispenza, menciona que el solo hecho de estar sentado(a) y leyendo, como en tu caso, genera en el cuerpo una gran cantidad de cambios dinámicos impulsados por tu último pensamiento, los cuales involucran al páncreas y las glándulas suprarrenales, que están segregando nuevas hormonas. Paralelamente, como una súbita tormenta eléctrica, distintas zonas de tu cerebro se vieron invadidas por una creciente corriente eléctrica, liberando una gran cantidad de neurotransmisores. Tu bazo y tu timo enviaron información al sistema inmune para efectuar algunas modificaciones y empezaron a fluir varios jugos gástricos diferentes. Tu hígado comenzó a procesar enzimas que no estaban presentes algunos minutos antes. Tu ritmo cardíaco varió, tus pulmones alteraron su volumen de entrada y salida de aire y el flujo sanguíneo hacia los vasos capilares en las manos y pies se modificó. Todo esto a partir de un solo pensamiento.

Si lo consideras detenidamente, es sorprendente darnos cuenta de que tan influyentes y extensos pueden ser los efectos de solo uno o dos pensamientos.

Teniendo claro esto, la siguiente pregunta importante es ¿De dónde provienen nuestros pensamientos habituales? La respuesta es: de las redes neuronales creadas por nuestro cerebro.

Las redes neuronales son el almacén de nuestra memoria y en ellas se encuentran escritas todas nuestras experiencias vitales, asi como las creencias que heredamos o aprendimos de nuestros padres y las enseñanzas o creencias de nuestros hermanos, amigos, maestros, vecinos, medios de comunicación, etc. A partir de esta información interpretamos y respondemos a los acontecimientos diarios y ella determina la efectividad o no de nuestros actos.

Lamentablemente una buena parte de las creencias almacenadas en nuestras redes neuronales ya son obsoletas, pues fueron adquiridas en nuestros primeros años de vida, en situaciones que ya no corresponden con la realidad actual, por lo que lejos de impulsarnos hacia el éxito, se han convertido en creencias limitantes.

Insistir en seguir utilizando nuestras viejas creencias, equivale a querer navegar hoy por Internet  utilizando la versión más antigua del Explorador; los resultados sin duda nunca serán los óptimos.

La buena noticia es que actualmente existen tecnologías para la superación personal, como el Programa de Coaching, que permiten detectar y eliminar nuestras creencias limitantes o perjudiciales y nos posibilitan generar mejores condiciones de vida, a través un cambio personal conciente y orientado hacia metas específicas.

Romper paradigmas, es la base de la superación personal.

Los paradigmas son modelos o patrones de comportamiento que nos permiten interactuar con el mundo. Dichos modelos o patrones están conformados por todas la ideas, creencias, emociones y actitudes que hemos incorporado como nuestras a lo largo de la vida, sobre un determinado aspecto de la realidad. Estos modelos o patrones  establecen límites en nuestras vidas, trabajos, profesiones, empresas etc., dentro de los cuales  resolvemos los problemas  que se nos presentan a diario.

 

Cuando un paradigma se encuentra instalado y activo en nuestro cerebro, procesamos los mismos pensamientos repetidamente todos los días por lo que la mente que se crea a partir de dichos pensamientos se torna automática, inconsciente, rutinaria y familiar; en consecuencia, nuestras respuestas ante los problemas, se tornan también automáticas e inconscientes.

Lo anterior no tendría mayor relevancia si no fuera porque la realidad, a diferencia de nuestros paradigmas, no es estática y se encuentra en un cambio constante.

Cambiar o romper paradigmas, significa modificar la manera de hacer las cosas y aquellos que se atreven a hacerlo, son los que se adaptan mejor a los cambios y en consecuencia, tienen mayores posibilidades de éxito.

El Coaching, una práctica y efectiva metodología de superación personal, es la mejor alternativa para romper los paradigmas que limitan el desarrollo de las personas.

Si te resulta útil y puedes hacerlo
Si te ha resultado de utilidad y puedes, contribuye para el mantenimiento de este sito web. Gracias!


Desarrollo Humano

Conecta con tu esencia
Coaching

El Coaching Personal es una poderosa técnica de Desarrollo Humano

 

¿Eres víctima o responsable?

Las emociones importan
Las creencias y el Poder de creer
Certificación en Coaching Multidim.
Coaching Personal

Coach ICF

Alberto Jiménez Merino
soy_AJM
Calendario
enero 2018
D L M X J V S
« Nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031