Coaching para mejorar tu Vida

calidad de vida

Qué es el Poder Personal

En un sentido amplio, el Poder se refiere a la capacidad que alguien tiene para hacer que algo suceda de acuerdo con su voluntad, independientemente de las condiciones externas. Aplicado al campo del Desarrollo Humano, el Poder Personal es la capacidad que cada ser humano tiene para ser creador de su propia vida, a través de elegir conscientemente aquello que desea vivir o experimentar.

Elegir conscientemente lo que deseamos vivir, está relacionado con nuestra habilidad para fijarnos metas, la cual, de acuerdo con Brian Tracy, es la llave maestra para alcanzar el éxito. De acuerdo con este mismo autor, sin metas, solo nos dejamos arrastrar a la deriva por las corrientes de la vida, pero con metas, volamos como una flecha, directos y sin fallos hasta nuestro objetivo.

De acuerdo a esta definición, cabría preguntarnos si en verdad estamos ejerciendo ese poder. Desde mi experiencia personal como Ser humano y como Coach en Desarrollo Humano, también conocido como Desarrollo Personal, mi percepción es que con frecuencia no lo estamos ejerciendo y en cambio lo estamos cediendo a otros, sin darnos cuenta.

Coaching Personal

Para profundizar en este tema, comprender cómo funciona, pero sobre todo, sacar provecho de él, es importante identificar dónde reside el Poder Personal. De acuerdo con los últimos avances en la Filosofía del Lenguaje, la Programación Neurolingüística, la Neurociencia y la Ontología del Lenguaje, el Poder Personal reside principalmente en nuestros pensamientos, en nuestras emociones y en nuestras acciones.

El vehículo y la herramienta del pensamiento es el lenguaje o la palabra. Utilizamos el lenguaje para representar y para comunicar a otros, el mundo que percibimos a través de nuestros sentidos; a partir de esa representación es que podemos razonar o pensar. Nuestra representación del mundo y en consecuencia, la complejidad de nuestros pensamientos y de nuestras conversaciones, depende de la amplitud de nuestro lenguaje. A menor amplitud de nuestro lenguaje o vocabulario, tendremos una pobre representación del mundo, que a su vez generará pensamientos sencillos y con poco poder. Al aumentar nuestro vocabulario, se incrementa la riqueza de nuestra representación del mundo, la complejidad de nuestros pensamientos y en consecuencia, nuestro Poder Personal.

Los pensamientos generados a través de las palabras tienen poder. A través de las palabras podemos construir o destruir y podemos crear nuevas realidades. Así que presta atención a lo que piensas y dices pues ahí reside una parte muy importante de tu poder.

El segundo sitio donde reside el poder personal son las emociones, las cuales nos impulsan a la acción y son consecuencia de nuestros pensamientos. Tienes el poder de amar, de estar alegre, de enojarte, de estar triste, de tener miedo, pero sobre todo, de decidir cómo quieres sentirte. Si permites que otros controlen tu estado emocional, entonces les estás entregando tu poder.

Coaching Personal

Finalmente, el tercer sitio donde reside el Poder Personal son nuestras acciones, las cuales son consecuencia de nuestros pensamientos y emociones. Tenemos el poder de elegir qué tipo de acciones emprenderemos. Por ejemplo, podemos elegir levantarnos de la cama o no, ser amables o no, establecer metas y conseguirlas o no. Algunas personas regalan este poder a otros, quienes les dicen lo que hay que hacer. Cuando las cosas salen mal, lo que es muy probable cuando funcionamos así, estas personas se limitan a culpar a los otros. Asumir nuestro poder de acción, es atrevernos a tomar decisiones y a hacernos responsables de las consecuencias de nuestros actos.

En la actualidad existen muchas técnicas de Desarrollo Humano, que buscan, por diferentes vías, hacer que la gente tome conciencia y recupere su Poder Personal, como un medio para mejorar su calidad de vida. Dentro de estas técnicas de Desarrollo Humano, el Coaching Personal, es la más poderosa de ellas.

¿Te atreves a hacerte cargo de tu Poder Personal o seguirás culpando a otros?

Nuestras emociones nos dirigen

Contrario a lo que la civilización occidental ha creído durante los últimos 2,400 años, basado en la visión de filósofos como Sócrates y René Descartes, acerca de que somos seres racionales, lo cierto es que las recientes investigaciones en Neurociencia y su aplicación al desarrollo personal, han venido a comprobar, que lo correcto es que somos seres emocionales, con posibilidad de razonamiento.

De acuerdo con el Neurocientífico Antonio R. Damasio, se ha descubierto que las emociones no son necesariamente enemigas de la razón. Aquella creencia de que si alguien utilizaba sus emociones para tomar decisiones y no tenía la cabeza fría y una actitud puramente racional, no estaba realizando su trabajo de forma adecuada, es falsa. Lo que hoy se sabe es que quienes son hiper-racionales e intentan razonar sus decisiones sin un componente emocional, son de hecho, incapaces de alcanzar decisiones correctas.

Las emociones son el soporte en el que se desenvuelve nuestra vida. No existe un instante del día en que no tengamos un estado emocional. La explicación de esto tiene que ver con el desarrollo evolutivo del cerebro. Nuestra corteza cerebral o Neocortex, la que nos permite razonar y tener conciencia, apareció en nuestros ancestros humanos hace 5 millones de años. En cambio el cerebro emocional o cerebro límbico, responsable de nuestras emociones, apareció en nuestros ancestros hace 130 millones de años. Ambos sistemas, en conjunto con el cerebro reptiliano, una estructura de 500 millones de años de antigüedad, son los responsables de nuestro comportamiento o interacción con el medio.

De forma automática, sin que seamos conscientes de ello, nuestro cuerpo se encuentra en algún estado de ánimo o estado emocional, que es generado principalmente por el cerebro límbico. Ese estado de ánimo implica cambios a nivel corporal y mental que varían dependiendo del tipo de emoción que prevalezca.

Cuando la emoción prevaleciente, en nuestro estado de ánimo o estado emocional, tiene que ver con el enojo, el miedo o la tristeza, el cuerpo se encuentra en un estado de riesgo para la supervivencia, por lo que varios procesos fisiológicos se detienen o se modifican. Por ejemplo, la circulación de la sangre se dirige principalmente hacia los brazos y la piernas, lo que hace que llegue menos sangre al cerebro. La consecuencia directa es que en esos estados emocionales, no podemos pensar con claridad, por lo que es frecuente que nuestras decisiones y acciones sean incorrectas. Cuando tenemos esos estados emocionales, estamos funcionando en automático por lo que nuestros pensamientos habituales tienen que ver con experiencias negativas del pasado. Como es evidente, la calidad de vida que resulta de mantener dichos estados emocionales es precaria y es el origen de muchas enfermedades.

Cuando la emoción prevaleciente tiene que ver con el amor o la alegría, el cuerpo y el cerebro se encuentran en un estado de armonía por lo que todos los procesos fisiológicos operan con normalidad. La consecuencia de estados emocionales de este tipo, es que el cerebro se encuentra funcionando en todo su potencial y puede tomar acciones y decisiones correctas. Con esos estados emocionales, el cerebro funciona en modo creativo y nuestros pensamientos están en el aquí y el ahora. La calidad de vida es armónica y abierta a todas las posibilidades.

Como se desprende de lo mencionado anteriormente, nuestra calidad de vida no depende de la razón, sino de nuestros estados emocionales. Por ello, aprender a reconocerlos, es el primer paso para mejorar nuestra calidad de vida; aprender a modificarlos, es posible a través del Coaching Personal.

¿Para qué sirve la Superación Personal?

En términos prácticos, la superación personal es el proceso mediante el cual un ser humano adquiere nuevos conocimientos y actitudes, que le permiten desenvolverse de una mejor manera, para generar nuevos y mejores resultados en todas las áreas de su vida.

La ausencia de este proceso de cambio es la responsable de que, en el ámbito laboral, funcione el Principio de Peter que asegura que “En una jerarquía (organización o empresa) todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia”; es decir, cuando a un empleado se le asigna un puesto para el cual no está preparado, el resultado inevitable es que terminará fracasando.

Imagina por un momento que un ser humano es como una computadora, que para funcionar requiere de programas (conocimientos o instrucciones), con los cuales puede generar determinados resultados. Si tu computadora tiene incorporados solo tres programas que podrían ser un programa procesador de texto, un programa de hoja de cálculo y un programa de dibujo, hagas lo que hagas, jamás podrás lograr que reproduzca música,  que haga edición de videos o que grabe discos compactos. De la misma forma, si una persona no cuenta con los conocimientos y habilidades para desempeñar cargos directivos y no hace nada por adquirirlos, el resultado es claramente previsible, pues como dice el conocido dicho “no se puede dar lo que no se tiene”.

Una persona que se limita a repetir diariamente los mismos comportamientos y actitudes de siempre, está destinada a mantenerse en su misma calidad de vida o en su mismo nivel de competencia. De esta forma, tendrá siempre los mismos amigos, los mismos vecinos, la misma casa, el mismo auto, el mismo trabajo, la misma cantidad de dinero, etc. Expresado en palabras de Albert Einstein  “si continuas haciendo las cosas como siempre las has hecho, obtendrás los mismos resultados”.

La única manera en que se pueden realizar cambios en la calidad de vida y en el nivel de competencia de cualquier persona, es mediante la adquisición de nuevos conocimientos y actitudes, o en otras palabras, mediante la superación personal. El programa de Coaching, es la mejor herramienta para este propósito.

Las redes neuronales en el Desarrollo Personal

Una red neuronal es básicamente la estructura que se forma como resultado de la conexión entre células cerebrales o neuronas. El propósito de dicha conexión, es el de almacenar información proveniente del exterior o de nuestros propios pensamientos.

Si nunca habías escuchado nada acerca de las redes neuronales y retienes esta información por más de una hora, tu cerebro comenzará la creación de una nueva red neuronal. Si por el contrario, ya sabías acerca de este concepto, tu cerebro tomará solo aquella información que le resulte relevante o nueva y la añadirá a la red existente, mediante la conexión de algunas neuronas cercanas a esa red.

Desarrollo personal

Si continúas investigando y comentando acerca de este tema, irás añadiendo en cada ocasión nuevas conexiones neuronales, lo que dará como resultado una compleja red neuronal, que en conjunto con otras redes existentes, te servirá para tomar decisiones y generar nuevas ideas. En el caso contrario, si nunca vuelves a investigar o hablar sobre este tema, las conexiones establecidas se debilitarán y tenderán a desaparecer, para utilizar la capacidad de almacenamiento de tu cerebro para información de mayor relevancia para ti. Este mismo proceso ocurre con todos los temas incluyendo el del Desarrollo Personal.

De una forma bastante esquemática, podríamos decir que el proceso de creación de redes neuronales se parece al proceso de formación de un camino. Cuando transitamos por primera vez por una zona, dejamos una huella imperceptible; sin embargo, a medida que transitamos una y otra vez, vamos creando un camino cada vez más amplio y visible (figuras A y B).

Desarrollo personal

En el campo del Desarrollo Personal, la formación de redes neuronales es una parte esencial del proceso, ya que a través de ellas es posible incorporar creencias nuevas y poderosas, para generar una mejor calidad de vida. Por ello, si no se crean nuevas redes neuronales y sobre todo, si no se fortalecen hasta llegar al punto en que se activen de manera automática, ante los estímulos del ambiente, no será posible alcanzar el Desarrollo Personal.

Para quienes han decidido mejorar su vida, para realmente vivir, en lugar de solo sobrevivir,  es de la mayor importancia la creación de nuevas redes neuronales, mediante la incorporación de creencias nuevas y poderosas, para lo cual se requiere contar con apoyo y asesoría, puesto que el proceso no es fácil. Para este propósito las sesiones de Coaching Personal, son la alternativa más práctica y efectiva.

Tener una mejor calidad de vida implica tener la determinación de elegir conscientemente el estilo de vida que quieres alcanzar y hacer lo que sea necesario para conseguirlo. Después de todo, como dijo Anthony Quinn… “si las cosas que valen la pena fueran fáciles, cualquiera las haría”.

Superación Personal y Calidad de Vida

La Superación Personal comienza por la revisión y adecuación  de nuestras creencias o paradigmas personales, pues ellas determinan nuestras respuestas o acciones ante los acontecimientos diarios e influyen directamente en nuestra calidad de vida.  Para ejemplificar esto, te presento a continuación dos historias:

Una antigua historia del Pensador chino Lie Zi, relata que un leñador perdió su hacha e inmediatamente sospechó del hijo de su vecino. Observó la manera de caminar del muchacho y vio que era exactamente igual a la de un ladrón. Observó la expresión de su cara y era idéntica a la de un ladrón. Observó también su forma de hablar y se dio cuenta que era también la de un ladrón. Cada uno de los gestos y acciones del muchacho lo señalaban como culpable del robo. Algunos días más tarde, cuando el leñador se dirigía al monte, encontró por el camino su hacha perdida. Al regresar a casa volvió a ver al hijo de su vecino y todos sus gestos y acciones, ya no eran los de un ladrón.

Un relato reciente menciona que una mañana de domingo subió al metro de Nueva York un hombre con tres niños, los cuales comenzaron a correr y saltar por todo el vagón molestando a los pocos usuarios que viajaban a esa hora. Después de un rato, ante la actitud descuidada e indiferente del padre, que no hacía nada por controlarlos, uno de los viajeros, bastante molesto, se acercó a él para pedirle que prestara atención a sus hijos, a lo que el hombre respondió: “Venimos del hospital. Su madre acaba de morir y creo que no saben cómo manejarlo y supongo que yo tampoco”. Ante esta respuesta, la actitud del viajero cambió, por lo que solo se limitó a decir ¡Cuánto lo siento!

Evidentemente, la respuesta inicial de los hombres involucrados en estas historias, que podríamos calificar de superación personal, cambió radicalmente cuando sus creencias fueron alteradas por la nueva información. A partir de ésta, fueron capaces de generar nuevas y mejores acciones.

Pues bien, esta es la esencia de la Superación Personal: revisar nuestras creencias para adecuarlas a una realidad siempre cambiante y generar nuevas acciones. Este simple proceso, nos permite elevar nuestro nivel de conciencia y abre la puerta a una mejor calidad de vida.

¿Por qué es importante el Desarrollo Personal?

Para responder esta pregunta de por qué es importante el desarrollo personal, permíteme hablarte un poco de las características de los seres vivos. La constante de todo ser vivo es el desarrollo y esta sin duda es la característica distintiva de la vida. Una semilla puesta en la tierra buscará siempre convertirse en una planta, apenas encuentre las condiciones mínimas para ello. De igual manera, cada célula de nuestro cuerpo está constantemente dando origen a nuevas células, que nos permiten mantenernos con vida. De la misma forma, nuestra mente, como la entidad viviente que es, tiene la necesidad de estar en un desarrollo continuo. Así, cada vez que generamos un pensamiento, éste nos conduce a otros y cada vez que aprendemos algo sobre un tema determinado, inmediatamente ello nos lleva al aprendizaje de nuevos temas.

Mantenerse repitiendo los mismos hábitos todos los días, teniendo los mismo pensamientos y viendo la vida siempre desde la misma perspectiva, es antinatural y en consecuencia, la calidad de vida que ello nos generará, será siempre limitada.

Marilyn vos Savant, el ser humano con el coeficiente intelectual más alto, menciona que si a lo largo de nuestra vida hemos mantenido siempre nuestra misma forma de pensar, hemos leído siempre las mismas revistas y periódicos, nos hemos mantenido en el mismo trabajo y acudimos a este siempre por la misma ruta, entre otras cosas, es como estar parado frente a una mesa con los manjares más deliciosos y solo limitarnos a tomar una manzana.

Las posibilidades al alcance de cualquier ser humano son infinitas, pero solo se vuelven evidentes cuando nos atrevemos a salir de nuestra zona de confort, a adquirir nuevos pensamientos, habilidades, actitudes y en suma, cuando nos atrevemos a seguir la ruta natural de nuestro desarrollo personal.

Por otra parte, seguir la ruta del desarrollo personal, no tiene por que ser algo complejo o difícil, pues existen muchas formas para ello. Si partimos de la base de que el desarrollo personal está directamente relacionado con la adquisición de pensamientos correctos y su consecuente aplicación en nuestra vida diaria, resultará evidente que esto puede hacerse por diferentes medios. Entre estos se encuentran los libros, películas, audios, revistas, cursos o talleres de desarrollo personal, relación con personas exitosas y a través de sesiones de Coaching Personal.

¿Qué es Desarrollo Personal?

El Desarrollo Personal, conocido también como superación personal, crecimiento personal, cambio personal o desarrollo humano, es un proceso de transformación mediante el cual una persona  adopta nuevas ideas o formas de pensamiento (creencias), que le permiten generar nuevos comportamientos y actitudes, que dan como resultado un mejoramiento de su calidad de vida.

Para iniciar este proceso, es condición necesaria estar pasando por un cierto grado de insatisfacción con lo que hacemos o estar en una situación de vida lo suficientemente incómoda; sin embargo, quizá el requisito de mayor importancia es tener la determinación de hacer algo distinto con nuestra vida; es querer salir de nuestra zona de confort.

Para tener elementos para decidir si iniciar o no un proceso de desarrollo personal, es necesario tomar conciencia de que la calidad de vida que ahora tenemos, es el resultado de los pensamientos y actitudes que hemos mantenido hasta el día de hoy, mismos que son generados por las creencias que nos fueron inculcadas, principalmente por nuestros padres o familiares cercanos. En consecuencia, el mantener las mismas creencias, nos generará los mismos pensamientos y actitudes, que a su vez continuarán generando los mismos resultados que ahora tenemos, dentro de 1, 5, 10 o más años, pues como dijo Albert Einstein, si continúas haciendo las cosas como siempre las has hecho, obtendrás los mismos resultados.

Desarrollo Personal

Lamentablemente, si no prestamos atención a las creencias que albergamos, las cuales por definición son inconscientes y debido a que vivimos en un mundo en constante cambio, llegará un momento en que nos enfrentaremos a situaciones difíciles en nuestra vida. En ese momento, el cambio será nuestra única opción. ¿Será entonces, que cambiar es una necesidad, para tener una vida plena? ¿Para qué esperar a que la vida nos golpee en la cara?

Para aquellos y aquellas que han decidido tomar el riesgo de hacer algo distinto, que les permita recuperar su poder personal y mejorar su calidad de vida, las Sesiones de Coaching son, sin duda, su  mejor alternativa. En estas sesiones de Coaching Personal, se utilizan técnicas de Programación Neurolingüística (PNL), Motivación y  Terapia Gestalt, mediante las cuales se guía a los participantes en un proceso de autoconocimiento, con resultados sorprendentes. El origen de todas las situaciones de tu vida que no te gustan, está dentro de ti en forma de creencias inconscientes; la función del coaching es apoyarte para que la vuelvas conscientes y puedas modificarlas o cambiarlas. Te sorprenderá darte cuenta que cuando cambias la forma en que ves al mundo, el mundo cambia de forma.

Toma el control de tu vida

Sin lugar a dudas, nuestra forma de pensar tiene influencia sobre nuestro cuerpo y nuestra vida. Como ya lo han demostrado un gran número de investigaciones, existe una estrecha relación entre la mente y el cuerpo.

De acuerdo con el Dr. Joe Dispenza, nuestros pensamientos producen una reacción bioquímica en el cerebro, mediante la que se liberan señales químicas (neuropéptidos) que se transmiten al cuerpo, en donde actuan como los mensajeros del pensamiento.De esta forma, el cuerpo puede sentir exactamente del modo en que estamos pensando, puesto que cada pensamiento produce un químico correspondiente a un sentimiento o sensación en nuestro cuerpo. En esencia, cuando tenemos pensamientos felices, inspiradores o positivos, el cerebro elabora químicos que hacen que nos sintamos alegres, inspirados o eufóricos. Por el contrario, cuando tenemos pensamientos de odio, de enojo o de desprecio por otras personas o por nosotros mismos, el cerebro produce químicos que nos hacen sentir odiosos, enojados o indignos.

Cuando el cuerpo responde a un pensamiento con un sentimiento o sensación, esto genera una respuesta en el cerebro. El cerebro, que constantemente controla y evalúa la situación del cuerpo, nota que este último se siente de una manera determinada. En respuesta a esa sensación corporal, el cerebro genera pensamientos que producen los correspondientes mensajeros químicos y entonces, la persona empieza a pensar del mismo modo en que está sintiéndose. El pensamiento crea el sentimiento y entonces, el sentimiento crea el pensamiento, en un ciclo contínuo, que crea finalmente un estado particular en el cuerpo, que determina la naturaleza general de nuestra manera de sentirnos y comportarnos, lo que se conoce como un Estado de Ser.

Cuanto más tiempo pensemos los mismos pensamientos, que producen los mismos químicos, que a su vez hacen que el cuerpo tenga los mismos sentimientos o sensaciones, más influiremos en nuestro estado físico. Aquellos pensamientos a los que dedicamos nuestra energía, influyen de manera directa en nuestra salud, en las decisiones que tomamos y en definitiva en nuestra calidad e vida.

Una vez que sabes esto, puedes tomar el control de tu vida y lograr tu superación personal, eligiendo que pensar: pensamientos negativos que te hagan sentir mal o pensamientos positivos que te hagan sentir motivado. Cualquiera de estos dos tipos de pensamiento que predomine, determinará tu calidad de vida.

Despertar a la vida con la superación personal.

Nuestro cerebro es un órgano extraordinario. Cuando de aprender algo se trata, solo es necesario prestar atención a la actividad que nos interesa y luego de una serie de repeticiones, nuestro cerebro la convierte en algo automático. De esta forma aprendimos a caminar, a vestirnos, a andar en bicicleta, las tablas de multiplicar y todos los conocimientos y habilidades que poseemos.

Una vez que hemos adquirido un conocimiento o habilidad, no se requiere prestar atención conciente para expresarlo o ejecutarlo, pues dicha atención resultaría contraproducente. Para ser ejecutado sin fallas, debe pasar a ser controlado por la mente subconsciente.

Actividades como andar en bicicleta, conducir un auto, tocar un instrumento, patinar, escribir a máquina y cualquier otra que se te ocurra, cuando ya han sido dominadas, no requieren de atención conciente e incluso, es posible realizar al mismo tiempo otra actividad, sin que la primera se vea afectada.

Desafortunadamente, esta extraordinaria cualidad del cerebro, que es muy útil cuando se trata de aprender habilidades, se convierte en algo desfavorable, cuando asimilamos comportamientos y actitudes, pues una vez que éstos han sido adquiridos e instalados en nuestras redes neuronales, se se activan de manera automática, en respuesta a los estímulos del ambiente. Cuando esto ocurre, en sentido estricto ya no estamos “pensando”.

De acuerdo con el Dr. Joe Dispenza, a menudo solo se necesita un pensamiento o un pequeño estímulo del entorno para iniciar un conjunto programado de respuestas y conductas. Cuando ese programa está en funcionamiento, nuestras acciones se tornan automáticas, rutinarias, y -lo más importante- inconscientes. Por ello, ya no tenemos que pensar concientemente con algun nivel de atención acerca de cómo actuar, cómo sentir, qué decir e incluso qué pensar. Nuestras respuestas parecen naturales y normales porque las hemos ensayado muy bien durante mucho tiempo.

Esta cualidad del cerebro, es la base de las campañas de publicidad, pues a fuerza de ver y escuchar día tras día la información sobre determinado producto, acabamos generando una respuesta automática e inconsciente que nos induce a comprarlo.

Las investigaciones del funcionamiento cerebral, indican que una persona promedio solo es plenamente conciente del 5 al 10 % de las actividades que realiza a diario, pues el resto son actividades o respuestas inconscientes. Por ello la pregunta es: ¿De qué nos hemos estado perdiendo?

Si deseas conocer más acerca del funcionamiento cerebral y como este conocimiento puede ayudarte en tu superación y desarrollo personal, para alcanzar una mejor calidad de vida, el Programa de Coaching es tu mejor alterntiva.

Es tiempo de despertar a la vida!

¿Qué es la Superación Personal?

La Superación Personal, tambien llamada Crecimiento o Desarrollo Personal, es un proceso de transformación y desarrollo, mediante el cual, una persona  adopta nuevas formas de pensamiento, que le permiten tener nuevos comportamientos y actitudes, que mejoran su calidad de vida.

La suma de los pensamientos de una persona es lo que determina su carácter y al igual que una planta brota de una semilla, cada acción de un hombre o mujer, brota de las semillas invisibles de su pensamiento. Por esta razón, nuestras vidas son simplemente el reflejo de nuestros pensamientos predominantes.

Un carácter admirable no es asunto de azar o de favor, sino el resultado natural de un constante esfuerzo en albergar los pensamientos correctos. Por el contrario, un carácter poco noble o desagradable, es el resultado de pensamientos viles albergados continuamente.

Dada la importancia de los pensamientos, cabría preguntarse ¿Cómo es que llegamos a pensar lo que pensamos? y la respuesta a esta interrogante se encuentra en lo que se denomina, Sistema de Creencias o Caja de Creencias, que es el marco de referencia desde el cual respondemos a los acontecimientos diarios. Este Sistema de Creencias, está formado por todas aquellas ideas que hemos ido adoptando como nuestras a lo largo de nuestra existencia. La mayor parte de estas ideas, las adquirimos en nuestros primeros años de vida de una manera subconsciente y reflejan los pensamientos de la gente más cercana a nosotros como nuestros padres, hermanos, amigos, maestros, etc.

Si las creencias adoptadas durante nuestra niñez son positivas y estimulantes, nos impulsarán al éxito. Por el contrario, si dichas creencias son negativas o incorrectas tendremos dificultades.

La clave de la Superación Personal radica entonces, en adquirir y utilizar nuevos pensamientos que nos permitan dirigir nuestra vida en la dirección que queremos. Para ello, existen diferentes vías como son: Cursos de Superación Personal, terapias psicológicas, libros, películas y audios de Superación, convivencia con personas exitosas, desarrollo espiritual, etc.

Si has decidido emprender el viaje de tu superación personal, el Coaching, es sin duda tu mejor alternativa, ya que en un lapso de 8 a 10 sesiones, en promedio, adquirirás herramientas que transformarán positivamente todas las áreas de tu vida. A través de estas sesiones, descubrirás por ti mismo tu poder personal y encontrarás las respuestas que te permitirán acceder a una mejor calidad de vida.

Si te resulta útil y puedes hacerlo
Si te ha resultado de utilidad y puedes, contribuye para el mantenimiento de este sito web. Gracias!


Desarrollo Humano

Conecta con tu esencia
Coaching

El Coaching Personal es una poderosa técnica de Desarrollo Humano

 

¿Eres víctima o responsable?

Las emociones importan
Las creencias y el Poder de creer
Certificación en Coaching Multidim.
Coaching Personal

Coach ICF

Alberto Jiménez Merino
soy_AJM
Calendario
enero 2018
D L M X J V S
« Nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031